Microanotaciones

martes, noviembre 28, 2006

Baños públicos

Voy a empezar, hablando de los baños de casa. No es común que en un baño de casa se tenga mingitorio, por lo que prácticamente no hay mujer emparejada con un hombre que no se queje de que:
  • no se levantó el asiento, o
  • se salpicó todo, o
  • no se regresó a su lugar el asiento, o
  • no se bajó la tapa, o
  • no se le jaló a la manija, o
  • cualquier combinación de lo anterior
Y cada quien juzgará cual es una queja válida y cual no. Yo generalmente subo el asiento, trato de no salpicar, y su salpico limpio. Y le jalo. Muchas veces no regreso el asiento a su lugar y casi nunca bajo la tapa. Y por las prisas, más de una vez he omitido alguno de los cuidados... pero lo que importa es la intención y la actitud, digo yo.

Ahora vamos con los baños públicos:

Para empezar, no entiendo como pueden diseñar un baño de hombres con más tazas que mingitorios... debería haber al menos igual cantidad, si no es que más mingitorios, que sería lo lógico puesto que uno va más frecuentemente a orinar que a defecar... pero bueno, hay gente que piensa con lo que luego desecha en las tazas... y hay baños así...

Yo diría que un hombre educado en sociedad tendría que preferir utilizar el mingitorio para orinar... claro, siempre que haya al menos uno libre. ¿Por qué? Porque:
  1. ¡para eso estan!
  2. un mingitorio está diseñado para orinar.
  3. reduce el salpicado de orines.
  4. aunque no haya agua se vá el orín.
  5. le facilita el trabajo a la persona que se encarga de mantenerlos limpios.
  6. por pura civilidad y cortesía.
  7. las tazas quedan libres por si alguien realmente la requiere.
  8. la proxima vez puede ser uno mismo el que requiera la taza.

Son buenas razones, bastante válidas ¿no? entonces, la pregunta del millón: ¿porqué chingados en un baño público con varios mingitorios y tazas y con poco tráfico de gente los pinches puercos parados van a mear a la taza y encima parece que les pagan por mear la taza y el piso?

Y me molesta porque es una cosa terrible... pasa tanto en el baño de un supermercado como en el de un restaurant de categoría, desde el más humilde albañil hasta el licenciado más "popof" orinan en las tazas.

Cosas de la cultura del valemadrismo y el agandalle.

Categorías: cat, cat, cat, cat.

Etiquetas adicionales: , , , .

2 comentarios:

nena dijo...

me dio cosa.

Anónimo dijo...

La cuestion está en el uso del inodoro. están hecho para orinar de sentado no parado como mal acostumbrados están o estámos. de esa manera es mas higiénico y saludable. Saludos