Microanotaciones

viernes, agosto 18, 2006

¿Por qué escribo una bitácora?

Creo que más o menos por importancia decreciente:
  • Porque tengo opinión.
  • Porque soy egocéntrico y pienso que todo lo que se me ocurre debe importarle a otros.
  • Para poder expresarme libremente valiendome gorro la reacción que cause.
  • Para reducir mi estrés. Es frustrante intentar ser politicamente correcto todo el tiempo.
  • Porque tengo pocas amistades y me quiero desahogar.
  • Porque en una de esas me encuentra gente con ideas afines y trabamos amistad.
  • Porque chance y resulta que tengo vocación y me vuelvo popular.
  • Para sentirme cool.
  • Para sentir que hago algo importante mientras procrastino.
  • Para utilizar las palabritas domingueras sin tener que dar explicaciones.
  • Para ver si agarro un poco de soltura al escribir...
De momento no se me ocurren más...

¿Y tu? ¿tienes una bitacora? ¿por qué la escribes?

Categorías: cat.

Etiquetas adicionales: .

6 comentarios:

CHubas dijo...

Tal vez porque ya no tenías con quién desahogar tu amargura *ehem* creatividad sino con el resto del mundo...

xD Just kidding. Suerte con tu blog. Igual y en poco me hago de uno.

Fëaluin dijo...

:)

¡gracias!

A ver si le atoras... me avisas

Jack Maybrick dijo...

¿Por qué escribo una bitácora?

Porque yo tenía una antes de saber qué eran...

Fëaluin dijo...

Gracias por tu respuesta Jack. Es curioso que yo aún ahora sigo sin tener muy en claro que es y de que debe tratar una bitácora...

Pero tal vez con la práctica lo llegue a entender

sacerdotisa dijo...

bueno pues yo coincido con la mayoría de tus razones y agrego que soy madre soltera y trabajo por mi cuenta en mi casa o sea para no olvidar como interactuar con personas mayores de 10 años

Fëaluin dijo...

Gracias por tu respuesta sacerdotisa. Se me hace raro que coincidas porque las razones que menciono no son tan elogiables... y la mayoría trata de evitar clasificarse a si mismo en cualquier categoría que pueda ser criticable.

Pero bueno, cada quien sus razones y sinceramente esas son las mías... ¡y que bueno que puedas compartir las tuyas!