Microanotaciones

viernes, agosto 11, 2006

No hay vías rápidas

Supongo que es un mal de la modernidad, pero es triste que mi bello Veracruz no cuente con vías rápidas.

Para empezar, no hay una sola calle, avenida, paseo, boulevard, eje vial o como se le quiera llamar que atraviese la ciudad... siempre llega uno a un punto en que la via desaparece y uno tiene que integrarse a alguna otra...

Luego: en las pocas calles que se supone son rápidas, digamos Diaz Mirón o Cuauhtemoc, siempre hay vehículos estacionados... eso debería estar estrixtamente prohibido y vigilado...

A eso agreguemos que los malditos autobuses casi nunca se orillan como es debido para subir o bajar pasaje, quedan invadiendo cariles...

Las calles reventadas por todos lados, porque cuando no es SAS (los del agua potable), son los de CFE, los de Telefonos o el cable o cualquier particular...

Los semáforos sincronizados a 40 km/h...

¡Ponen topes donde sea! ¡Cuauhtemoc ahora tiene topes!

Y para finalizar, las lluvias llenan las calles de hundimientos y baches...

Categorías: cat, cat.

Etiquetas adicionales: .

2 comentarios:

nena dijo...

Pues que te puedo decir, si a partir del lunes tengo que atravesar practicamente la ciudad 5 veces a la semana, segun yo tengo dos rutas que varío, dependiendiendo si llovió muy fuerte o no, pero mas de una ocasión he tenido que cambiar de ruta de manera inesperada porque hay una interrupción a la vialidad principalmente por problemas de SAS, o me toca que en un carril el camion de la basura o gas y del otro el autobus de pasaje, sin tomar en cuenta que paso por al menos una escuela donde los padres se estacionan en doble fila para dejar a sus hijos fresas que no se pueden ir en autobús.
El detalle aqui es tratar de evitar que estos problemitas nos aruinen el día, hay que tomarlo con filosofía porque la verdad no veo de otra.Ojala las autoridades y las empresas que brindan lo servicios que mencionas un dia "de estos", se sienten y se pongan de acuerdo, para que así no gasten el doble a lo tonto.

Fëaluin dijo...

hmmmm... ojalá...

Pero la verdad es que con el gobierno, como en muchas otras cosas, si uno no se pone a hacer mitote, lo más seguro es que las cosas sigan como siempre, porque todo mundo siempre espera que sea otro el que le atore

¿que no?