Microanotaciones

miércoles, marzo 28, 2007

El apostolado de los maestros

Esta anotación la tenía en borrador desde el 18 de julio del 2006... y la dejé porque tengo parientes que son maestros... pero es que francamente no puedo empatizar con los maestros como gremio. Y sé que siempre y por todos lados hay excepciones, pero esos son precisamente los que hacen menos mitotes en sus movimientos... Va, dedicado al gremio de los maestros en México:

Yo no sé en otros niveles de urbanización... quizá en las serranías o en la selva si lo sea...

Tampoco sé de otras épocas... quizá en los 60s o antes si lo era...

Pero lo que es actualmente y en ciudades ¿cual apostolado? Para mí no tiene nada de extraordinario ser maestro. Es una profesión como cualquier otra.

Comparados con otras profesiones, tienen un montón de prestaciones y un alto salario. Tienen un montón de tiempo libre, vacaciones y puentes. Se la pasan en juntas y huelgas. La mayoría ni tiene vocación ni le interesa que sus alumnos aprendan.

Yo quisiera saber cual es el sacrificio real que hace un maestro para sentirse un "elegido" y creer que estan por encima de los demás. A fin de cuentas uno siempre es un vendedor, de bienes o servicios y siempre hay clientes... Yo lo veo como que los clientes son los alumnos y estan comprando educación, conocimientos... ¿que tanto estan obteniendo los alumnos por los impuestos de sus padres? ¿cual es la productividad de un maestro? ¿cual es la calidad de su servicio? Si se ponen a verlo, haría falta una política de garantías y hasta la devolución de su dinero, porque los maestros como gremio son una bola de zánganos ignorantes sobrevalorados que dan bien poco por lo que obtienen.

Comentando con un pariente que es maestro le pregunté en son de burla si iba a protestar contra la ley del ISSSTE y me dijo que no, que va protestar contra el horario completo.... empezó a decir "hacen como que me pagan y..." francamente lo paré en seco y le dije "Ay, no me presuma con eso... métase a la iniciativa privada para que vea lo que es trabajar".

Categorías: cat, cat, cat.

Etiquetas adicionales: , .

4 comentarios:

Fernando Barajas dijo...

En esta ocasión, siento disentir contigo en algunos puntos:

a) Para mi SI debería ser algo extraordinario ser maestro. Suena a cliché, pero en verdad, en sus manos está -a través de nuestros hijos- el futuro del país. Y con esos "maestros" que como bien dices: "ni tiene vocación ni le interesa que sus alumnos aprendan..." me asusta el futuro de México.

b) Dices textualmente: "Yo lo veo como que los clientes son los alumnos y estan comprando educación, conocimientos..". En parte tienes razón, pero también el cliente es México, el país que está invirtiendo en su educación. Y, usando el mismo lenguaje empresarial, veo que la "satisfacción" del cliente es MUY baja con alumnos pésimamente capacitados, y peor educados.

En lo que si estoy desgraciadamente de acuerdo contigo es que son un gremio generalmente MUY bien pagado en proporción al poco tiempo que trabaja.

Fëaluin dijo...

Fernando: en tu punto de discrepancia en realidad estoy en parte de acuerdo contigo, pero es que yo estoy hablando de como lo percibo actualmente, no de como pienso que debería ser. Ser maestro es una responsabilidad bien grande que a la mayoría le vale sombrilla.

Por otra parte, la responsabilidad de educar nunca debería endosarse completamente a los maestros. Cada hogar debería ser el germen de la educación de sus hijos. La escuela debería ser sólo la guía formal... y yo creo que ni así cumple.

Aisling dijo...

En lo que estamos de acuerdo:

- Ser maestro es una profesión como cualquier otra, y, por consiguiente, debería tener cierto grado de vocación. A todas las profesiones se les debería pagar lo justo; por desgracia, la mayoría de la gente piensa que ser maestro no tiene chiste; para mí todas las profesiones tienen lo suyo. Para el trabajo que realizan, a los maestros (y a los albañiles) se les paga mal.

En lo que no estamos de acuerdo (prácticamente todo lo demás):

- Lo malo de la profesión de maestros es que es como la de escritor: la mitad del trabajo no lo percibes a simple vista.

- Es precisamente esa terrible idea de tratar a los alumnos como clientes lo que ha echado a perder la educación en las escuelas privadas de México (no sé en otros sitios). Lo malo de esa relación de cliente-vendedor es que siempre está bajo la sombra del "al cliente, lo que pida", y esta área es una de las pocas donde los clientes no tienen ni "/&%$ idea de lo que realmente necesitan.

Los mismos alumnos y sus padres, en mayoría, no quieren comprar educación, sino calificaciones, títulos y etc.; y cuando un maestro responsable quiere darles eduación de en serio inmediatamente repelan. Yo gracias a Dios no paso por eso, pero a muchos colegas los tienen amenazados con su trabajo si se atreven a reprobar a los alumnos; la educación vale queso.

- La única forma de medir la calidad de un maestro es por resultados selectos. No puedes juzgar mal a un maestro por lo que haya conseguido con un alumno pésimo. Ya los que arman huelgas y no trabajan... a ésos deberían botarlos más pronto que inmediatamente.

- ¿Cuál es el sacrificio real de un maestro? Voy a hacerme discretamente a un lado y dejar que te responda un maestro a toda prueba, C. S. Lewis. El sacrificio es estar conscientes todo el tiempo de que estamos preparando a la competencia. El sacrificio es saber que nuestros conocimientos sirven para mucho más que para estarlos compartiendo (ah, pero por eso nos pagan) y aún así remitirnos al aula. El sacrificio es darnos cuenta de que nuestro trabajo no se valora en la justa medida (aunque tenemos que agradecerle a los malos maestros por ello).

Ya para terminar: No hablo por los maestros sin vocación, que de seguro son mayoría y son los que arman los mitotes. Pero es injusto que por ellos se nos juzgue a todos (y somos el resto quienes pagamos las consecuencias).

No dudo ni tantito que andar en la iniciativa privada sea difícil... pero métete a maestro por asignatura... je, je, je... y luego platicamos.

Fëaluin dijo...

la mitad del trabajo no lo percibes a simple vista.
Y la mayoría de los maestros no hacen esa mitad.

Es precisamente esa terrible idea de tratar a los alumnos como clientes lo que ha echado a perder la educación en las escuelas privadas de México
Nope... el error no está en tratarlos como clientes, sino en olvidar que venden educación para enfocarse en vender papelitos membretados.

Ya los que arman huelgas y no trabajan... a ésos deberían botarlos más pronto que inmediatamente
En general de acuerdo (como siempre, hay excepciones), pero esos son la cara pública del gremio.

El sacrificio es estar conscientes todo el tiempo de que estamos preparando a la competencia.
En ese sentido, cualquiera que capacite a un novato en equis labor está arriesgando más.

El sacrificio es saber que nuestros conocimientos sirven para mucho más que para estarlos compartiendo
Pero muchos no tienen ni la vocación ni la capacidad de dar ese "mucho más" (ni para ser maestros)

El sacrificio es darnos cuenta de que nuestro trabajo no se valora en la justa medida
¿Y el de quien si? He de decirte que en general los informáticos somos mucho más explotados y menos reconocidos. Y seguramente lo mismo puedan decir muchas secretarias, y muchos contadores, y muchos enfermeros y... etc.

La diferencia es que ni como referencia hay mención al apostolado de los informáticos, de las secretarias, de los contadores...

No hablo por los maestros sin vocación, que de seguro son mayoría y son los que arman los mitotes. Pero es injusto que por ellos se nos juzgue a todos
¿Entonces que alegamos? ¡me estas dando la razón!

Yo generalizo porque si no es imposible hablar de casi cualquier tema, pero en el primer parrafo muy claro dije "los maestros como gremio. Y sé que siempre y por todos lados hay excepciones".